Make your own free website on Tripod.com
Intimidad emocional, intimidad sexual y cariño: Escrito por Assad Malik

I. Significado:

La intimidad consiste en una emoción de conexión y familiaridad entre dos seres. Con la intimidad emocional, dos amigos pueden compartir sus sentimientos, o mejor dicho, perder el miedo a ser vulnerable. En algunas relaciones no solamente se comparten los sentimientos sino un cariño auténtico. Por ejemplo, he dormido con mis queridos íntimos.

Cuando hablo de "dormir" con mis amigos no me refiero a "acostarme" con ellos. Solamente decidimos compartir la misma cama abrazándonos.  David y yo hablamos hasta las tantas de la madrugada hasta que nos dormimos uno en brazos de otro respirando tranquilamente. Con Susan, apoyé su cabeza en mis piernas mientras acariciaba su cabello con mis dedos. Lo que hizo que esas experiencias fueron maravillosas era nuestra capacidad de formar un vínculo y aceptar nuestro cariño mutuo. Es una gran satisfacción cuando a alguien le gustas por quién y cómo eres.

Cuando dos seres se acuestan, esto significa intimidad sexual que pueda incluir relaciones de una noche loca, amistad y amor. Lo que distingue amigos y novios de amantes de una noche es que la intimidad emocional ya ha estado establecido. La base de la intimidad emocional requiere tiempo, paciencia y compromiso. Además nos permite formar vinculos con nuestros amigos y familia.. others

II. El problema

El cariño, la intimidad emocional y la intimidad sexual han estado siempre tan asociados que todos creen que son la misma cosa. Es posible que una relación que contenga intimidad emocional pueda acabar en una relación sexual. Sin embargo, esto no siempre ocurre. Vamos a explorar las creencias sobre cariño e intimidad. En la cultura estadounidense, la demostración de cariño entre dos personas como caminar con las manos entrelazadas o abrazadas colocando un brazo en el hombro del otro, está limitada exclusivamente para las relaciones románticas. Las frases como <> o <> crean ideas engañosas sobre el amor romántico. Si no puedes quererte a ti mismo y estar confortable y disfrutar de tu soledad, ¿cómo puedes querer y disfrutar verdaderamente la compañía de tu pareja? .

Aunque la palabra relación se define como una asociación desarrollada entre dos personas, en la conversación verbal diaria esta palabra se refiere a una cosa: una relación romántica. Con esas reglas sociales sobre el cariño y las ideas con respecto al amor romántico, no es sorprendente que la gente siga añorando a su pareja. Si tenemos esas creencias entonces tenemos la perspectiva limitada de que un novio o esposo cumple todas nuestras necesidades de amor y conexión. Sin embargo este sistema de creencias no funciona. Vamos a examinar cómo se relacionan los hombres. Puesto que la mayoría de los hombres no tienen relaciones de intimidad emocional con otros hombres y mujeres, tienden a mezclar su necesidad de una conexión emocional con sus deseos de formar vínculos y tener intimidad sexual con su novia o mujer. Así que esta relación se vuelve la única vía de comunicación emocional para un hombre, con la consiguiente carga para la mujer, lo que representa una tensión grave en la relación. Los hombres, por lo tanto, debido a su tendencia a ver el sexo opuesto como una cita romántica potencial, limitan las posibilidades de desarrollar otra clase de relación más sentimental. Por ejemplo, Shila, una chica con quien tengo una amistad desde hace 10 años, habíamos compartido un cariño verdadero. Habíamos reído y llorado. Para ella, era como si fuera su hermano mayor.

Por desgracia, Shila había tenido muchas experiencias dolorosas y lamentables con los hombres. Una de las intenciones que me llevaban a reforzar nuestra relación era cambiar su percepción de los hombres cómo seres oportunistas, mujeriegos o mal tratadores. Con mis actitudes, le había mostrado que era posible que un hombre pudiera querer a una mujer por su interior. Gracias a Dios, Shila aprendió que existen verdaderos caballeros. Cuánto a mí aprendí de Shila dos cosas: 1. Como mostrar mis sentimientos a una mujer. 2. Hay muchas mujeres que desean y necesitan una amistad sincera con un hombre, como se si tratara de un hermano mayor que las escucha atentamente apoyándola en cada momento. De hecho, si las mujeres tuvieran tales relaciones, tendrían una vida emocional más satisfactoria y elegirían parejas de calidad. Sin embargo, los hombres no sólo se limitan a tener relaciones con las mujeres sino con otros hombres. Su negación a formar vínculos emocionales con otros hombres se perciben como signo de debilidad, o por su propia homofobia, resulta en que forman amistades superficiales y poco satisfactorias. No obstante, los hombres heterosexuales no son los únicos con el problema de mezclar siempre el cariño, la intimidad emocional, y la intimidad sexual. También los homosexuales tienden a mezclar el cariño con las dos clases de intimidad. Cómo los hombres no son afectuosos en la cultura estadounidense, muchos homosexuales perciben cualquier acto de cariño de un hombre, como una invitación a practicar el sexo. Los homosexuales se educan de la misma manera que los heterosexuales y aprenden a satisfacer todas sus necesidades al través del sexo. Cada vez que desean intimidad emocional, lo satisfacen con el sexo. A menos que se den cuenta de esta pauta y empiecen a romperla, seguirán limitando a si mismos las posibilidad de desarrollar una variedad amplia de relaciones con otros hombres. Aunque las mujeres no sean perfectas, tienen un mejor concepto de la intimidad

III Un paso adelante.

Muchas mujeres tienen amistades íntimas con otras mujeres de las que pueden conseguir el apoyo emocional y un afecto auténtico. Como han sido educadas para asumir muchos papeles, entienden que la variedad de las relaciones puede llenar sus diferentes necesidades. Por consiguiente, saben cómo mantenerlas. En lugar de ver la intimidad emocional y la intimidad sexual como la misma cosa, debemos comprender que las dos son círculos que se interrelacionan. La intimidad reside en el área común de los dos círculos. Es imprescindible que entendamos que hay una variedad de relaciones en las que existe la intimidad, y cómo satisfacen cada una de nuestras diferentes necesidades. Para aceptar esta verdad, tenemos que reconocer que el amor romántico no es el único amor. El amor se manifiesta de muchas formas, aunque el que sientes por tu pareja, madre, un amigo y Dios son diferentes, sirven un objetivo común y básico. Un verdadero amor no consta de la satisfacción de tus necesidades inmediatas sino en darte cuenta de las necesidades de la otra persona y las tuyas propias a largo plazo. Cuando consigas un equilibro entre tus necesidades y las de la otra persona, tu realización espiritual será inconmensurable. .

                                                                                                            
Haz click aquí para volver a la página principal